dia-de-la-mujer-essentra-packaging
Responsible Packaging

El papel de la mujer en la industria del packaging

A pesar de que en muchos países se prohíbe la desigualdad por razón de sexo, lo cierto es que aún hay mucho camino por recorrer para alcanzar la igualdad. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) considera la igualdad de género uno de sus objetivos estratégicos y promueve para ello la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. Para alcanzar ese objetivo, se recomienda la implementación de políticas específicas que aseguren que “tanto los hombres como las mujeres puedan acceder a «un trabajo bien remunerado, productivo y realizado en condiciones de libertad, equidad, seguridad y dignidad humana”.

Para tener una idea de la situación dentro del sector del packaging, hemos charlado con dos mujeres que desempeñan a diario sus tareas dentro de la industria. Ambas trabajan en Nekicesa, ya parte del grupo Essentra Packaging, y ambas destacan en un mundo tradicionalmente representado por hombres. Teresa García trabaja en la sección de Troquelado en la planta de Griñón, Madrid y Raquel Solís desempeña sus funciones en la sección de Plegado-Pegado en la planta de Alalpardo, Madrid.

Apostar por las mujeres, una inversión rentable en la industria del packaging

Teresa destila decisión en cada palabra y en cada gesto. Es impetuosa y su sonrisa contrasta con la maquinaria que la rodea . Hace doce años la vida puso ante ella una oportunidad que rara vez se le había presentado hasta entonces a una mujer. De hecho, Teresa es hoy una de las pocas mujeres en el mundo – sí, en el mundo – que trabajan en la sección de Troquelado de una empresa de fabricación de envases de cartón.

teresa-garcia

En actualidad son muchas las mujeres que trabajan en la industria, y en concreto en el sector del packaging, pero se concentran sobre todo en áreas como Servicio a cliente, Calidad o Finanzas. ¿Por qué no hay más mujeres trabajando en actividades cubriendo puestos que impliquen maquinaria como la sección de Troquelado? Encontrar la respuesta no es fácil. 

La trayectoria profesional de Teresa es un ejemplo. A los 42 años entró en Nekicesa, ahora Essentra Packaging, y poco tiempo después uno de sus superiores apostó por ella para confiarle un puesto de responsabilidad en la sección de Troquelado. “Nunca había habido una mujer en esta sección. Yo fui la primera. Mi jefe me advirtió que se trataba de un trabajo muy difícil, pero confió en mí. Le dije que no se iba a arrepentir, no iba a defraudarle.” Las palabras de Teresa se suceden con firmeza, como si un metrónomo invisible marcase el ritmo de su voz. Se siente muy orgullosa de ser la única mujer que forma parte de la sección de Troquelado, aunque reconoce que le gustaría ver a más mujeres ocupando puestos de responsabilidad dentro de las empresas.

Essentra es una empresa que apuesta por el talento. Y para que el talento se abra paso deben generarse oportunidades para que exista una igualdad de género en el trabajo. Porque el talento no tiene sexo. 

Las políticas y acciones sobre Diversidad e Inclusión de Essentra persiguen la consolidación de una fuerza laboral diversa e inclusiva que garantice un futuro sostenible para la compañía. Estas políticas también tienen como objetivo la creación de una cultura inclusiva donde la diversidad sea aceptada por todos y convierta a Essentra en un lugar gratificante para trabajar y donde todos sus trabajadores sean valorados, respetados y apoyados.

La diversidad y la inclusión son claves para atraer el talento a las empresas

Raquel Solís es oficial de tercera y trabaja en Essentra Packaging dentro de la sección de Plegado-Pegado en la planta  de Alalpardo. Su mirada es serena y penetrante. Raquel está convencida de que “si dieran más oportunidades a las mujeres, habría muchas más mujeres ocupando puestos de responsabilidad”. Pese a que Raquel afirma que la sociedad ha avanzado de forma notable en la lucha por la igualdad de género, reconoce que aún queda mucho terreno por recorrer.

raquel-solis

Raquel lleva ocho años entregada en cuerpo y alma al desempeño de sus funciones dentro de la empresa. Ha pasado por varios departamentos hasta llegar a la sección de Plegado-Pegado. “Nunca había trabajado en esta sección y al principio estaba un poco nerviosa”, reconoce Raquel, “pero mis nuevos compañeros de sección me ayudaron y me lo pusieron muy fácil. Enseguida me adapté a mi nuevo puesto”. Son muchos años de un modelo industrial basado en la presencia prácticamente exclusiva de hombres y cambiarlo exigirá el paso de algunos años más. “Animo a todas las mujeres a que realicen más trabajos industriales. Estamos tan capacitadas como los hombres. Debemos hacernos valer y romper barreras. Mi reto, por ejemplo, es ser oficial de primera. Soy ambiciosa y me considero tan capaz como el que más”.

Las políticas de Diversidad e Inclusión establecidas por Essentra tienen como objetivo que todos los empleados de la compañía sean tratados con dignidad y respeto, creando una cultura inclusiva libre de discriminación, independientemente de su edad, color, discapacidad, origen étnico, religión u orientación sexual

En la lucha por la igualdad de género en el trabajo, Teresa y Raquel son sin duda dos ejemplos a seguir. Sus historias deben servir de inspiración a todas las mujeres que quieran dar un nuevo paso que impulse su carrera profesional. Si las empresas del sector del packaging quieren atraer y retener a los mejores empleados deben crear una fuerza laboral diversa e inclusiva. La competencia por el talento es feroz y las empresas tienen que abrirse a un nuevo escenario si no quieren quedarse atrás.